Un estudio confirma que la Covid puede infectar células del ojo

Poco conocida es la carga viral presente en la lágrima humana, así como en las células corneales y de la mucosa conjuntival. El mecanismo de entrada de los coronavirus en las células se produce mediante el receptor de la enzima convertidora de la angiotensina 2 (ACE2). Este receptor para los coronavirus y el SARS-CoV-2 también está presente en las células oculares, y esta es la razón de que estos pacientes también puedan tener manifestaciones oculares.

Por ello, la transmisión del SARS-CoV-2 a través de la superficie ocular y la lágrima es factible. Los aerosoles infectados por el virus entran en contacto con la superficie ocular.

covid celulas de los ojos

La investigación reporta que la Covid puede infectar de manera directa las células de los ojos. Esta investigación apoyaría nuevas recomendaciones para la protección de los ojos y podría tener una repercusión inmediata en las medidas preventivas que ayuden a mitigar la propagación del virus

Está más que demostrado que la vía de contagio principal de la Covid-19 es la respiratoria. Así se pone de manifiesto en el informe científico-técnico de la enfermedad elaborado por el Ministerio de Sanidad y actualizado el 15 de enero de 2021, que no obstante apunta a otras posibles vías de propagación: «el SARS-CoV-2 puede transmitirse de persona a persona por diferentes vías, siendo la principal mediante el contacto y la inhalación de las gotas y aerosoles respiratorios emitidos por un enfermo hasta las vías respiratorias superiores e inferiores de una persona susceptible. También se puede producir el contagio por contacto indirecto a través de las manos u objetos contaminados de las secreciones respiratorias del enfermo con las mucosas de las vías respiratorias y la conjuntiva del susceptible».

Es decir, se sabe que una de las entradas del coronavirus puede ser la conjuntiva del ojo -la membrana transparente que recubre tanto la parte interior del párpado como la parte externa del globo ocular-, pero se conoce poco de la carga viral presente en la lágrima humana, así como en las células corneales y de la mucosa conjuntival.

Un estudio del Hospital Monte Sinaí de Nueva York (Estados Unidos) lo que ha venido a cuestionar es ese matiz de «contacto indirecto» al referirse a otras vía de contagio, en concreto, a través de los ojos. Los resultados de la investigación, publicados en la revista ‘Cell Stem Cell’, ha reportado que las células del ojo pueden ser infectadas directamente por el SARS-COV-2. el virus que causa la Covid-19.

Los hallazgos, publicados en la revista ‘Cell Stem Cell’, tienen una repercusión inmediata en las medidas preventivas para ayudar a mitigar la propagación de la COVID-19 y apoyan nuevas orientaciones para la protección de los ojos que pueden instituirse en todo el mundo.

En el estudio, se expusieron al SARS-CoV-2 ojos humanos adultos en un modelo de células madre ‘in vitro’ y se estudiaron después de 24 horas. Las células donantes se infectaron con el SARS-CoV-2 y luego se analizaron mediante la secuenciación del ARN.

A continuación, las secuencias se asignaron al genoma humano y se compararon con células de control no infectadas procedentes de tejidos adultos. Después, se evaluó la expresión de la célula expuesta. La contracción del virus a través del ojo también se pudo corroborar utilizando un modelo de animal pequeño en un trabajo independiente.

Según sus hallazgos, el SARS-CoV-2 puede infectar las células superficiales del ojo. Las células expuestas revelaron la presencia de proteínas asociadas a la infección, como ACE2, el receptor del virus, y TMPRSS2, una enzima que permite la entrada del virus.

Además, la exposición al virus provocó que una proteína que tiene propiedades antivirales y antibacterianas, la IFNB, quedara prácticamente suprimida. Los investigadores también descubrieron que las células de la superficie ocular, en particular el limbo, eran más susceptibles a la infección, mientras que la córnea central era menos vulnerable. Esta medida es especialmente importante en usuarios de lentes de contacto (el lavado y secado de manos escrupuloso antes y después del uso de las lentes de contacto). 

Estos hallazgos, según apuntan los expertos, tienen una repercusión inmediata en las medidas preventivas que pueden ayudar a mitigar la propagación del Covid-19, más allá de la mascarilla que cubre nariz y boca, y apoyan nuevas recomendaciones para la protección de los ojos que podrían aplicarse a nivel mundial, además de avalar las ya existentes de lavado continuo de manos y evitar tocar o frotarse los ojos sin una desinfección previa de las manos.

El primer médico que falleció en el mundo por la covid 19 fue el oftalmólogo chino Li Wenliang: desde sus inicios, esta especialidad médica ha estado muy ligada a la pandemia. Aunque la vía de contagio principal de la covid-19 es por aerosoles, también puede ser transmitida por fómites mediante el contacto humano a través de las manos y de superficies contaminadas.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »