Los anticuerpos del virus desaparecen al cabo de unos meses

Los anticuerpos que el sistema inmunológico desarrolla para combatir al nuevo coronavirus podrían durar sólo unos cuantos meses en personas con enfermedad leve, pero eso no significa que la protección también desaparece o que no será posible desarrollar una vacuna efectiva.

Según algunos científicos no hay que alarmarse porque los anticuerpos desaparezcan a los tres meses, pues lo importante es que las células que fabrican los anticuerpos tengan memoria.

Anticuerpos covid_19

Los linfocitos B que fabrican anticuerpos no viven toda la vida pero seguramente sí hasta el invierno que viene y el siguiente.

El hecho de que los anticuerpos desaparezcan no significa que se pierda la inmunidad, simplemente que ya no hacían falta. Los anticuerpos dentro del organismo funcionan como una etiqueta que tú tienes que pegar para señalar todo aquello que quieres eliminar. Cuando el virus desaparece y no hay nada que eliminar, ya no te hacen falta esas etiquetas. Lo que sí necesitas es ‘memoria’ para que, en caso de que el virus vuelva a aparecer, seas capaz de imprimir esas etiquetas lo más rápido posible.

Los últimos estudios dicen que los anticuerpos del COVID-19 apenas duran tres meses. Pero no hay ponerse nerviosos.

No al menos durante un par de años”, replica el catedrático de la Universidad, Alberto Orfao, quien recalca: “Que los anticuerpos desaparezcan al cabo de un tiempo sucede con cualquier infección. De hecho, si produjéramos anticuerpos para todas las infecciones y se quedaran ahí a lo largo de la vida, no habría espacio para tanto anticuerpo”.

Es decir, el organismo aprende de la infección superada y recuerda al coronavirus. De este modo, si al cabo de unos meses o años vuelve a aparecer, será capaz de fabricar esos anticuerpos mucho más rápidamente que la primera vez para evitar la infección. “Esa memoria radica en los linfocitos B, que generan los anticuerpos durante el primer contacto con el virus. Si el contacto es prolongado o hay una segunda vez, se generan más todavía”.

Pero esta memoria tampoco es ilimitada. Se dice que los anticuerpos para la COVID desaparecen del cuerpo al cabo de tres meses. La memoria -se especula- puede durar en torno a tres años. “Las células que producen los anticuerpos viven más que los anticuerpos. Las de los anticuerpos IgM duran poco. Las de IgG o IgA se esconden en la médula ósea y pueden vivir años. Depende de cuánto vivan tendremos inmunidad durante más o menos tiempo”. Alberto Orfao considera que “esas células que ya han visto al virus y tienen memorizada la plantilla para imprimirla si es necesario no te protegerán toda la vida, pero seguramente sí el invierno que viene, y el siguiente”.

Sobre los ‘olvidados’ anticuerpos IgA -los que tapan las vías de entrada al organismo- el investigador del CIC destaca que “son claves en los portadores del virus” y detalla: “Para alguien que haya tenido la infección y no tenga anticuerpos IgA, pero sí IgG le puede suceder que el virus puede llegar a colonizar sus vías respiratorias -porque sin IgA no ha encontrado resistencia para entrar-, pero una vez que intenta avanzar se topa con los IgG, que hacen que en seguida se controle. No va a enfermar, pero como sí porta el microorganismo en las vías respiratorias puede infectar a otras personas”.

La vacuna

A la espera de que alguna de las vacunas que se están desarrollando salga al mercado, lo que parece probable en casi todas ellas es que sean necesarias varias dosis para prolongar esa ‘memoria’. “Lo que se busca con una vacuna es lo mismo que produce una infección, pero de forma controlada y, a veces, hasta en más número y de manera más prolongada. Lo que parece claro es que la vacuna que reciban los niños necesitarán varias dosis para amplificar en el tiempo esa respuesta”.

En este jeroglífico de células e inmunoglobinas entra en juego otro actor determinante: los linfocitos T. “Es la célula clave para que los linfocitos B respondan, porque les ayudan”. “Juegan un papel importante al destruir las células infectadas, pero todo lo que el linfocito T destruyó, luego hay que limpiarlo y allí van las células inflamatorias para reciclar. Si se encuentran con la etiqueta de los anticuerpos lo identifican como algo que hay que reciclar, pero si no se generan anticuerpos costará más limpiar porque no distinguen ninguna etiqueta sobre la que actuar específicamente y, por lo tanto, la respuesta inflamatoria será mucho más intensa y generalizada”, concluye el doctor Orfao.

El ABC de los anticuerpos

Anticuerpos IgM

“Son anticuerpos que actúan muy rápido, pero son poco eficaces”, explica Alberto Orfao. Cuando el coronavirus entra en el organismo los primeros anticuerpos que aparecen para combatir son los IgM. Digamos que ‘distraen’ y tratan de ganar tiempo mientras llegan los refuerzos. “Pegan la etiqueta, pero el que tiene que leerlas no es demasiado experto”.

Anticuerpos IgG

“Tardan más en llegar, pero cuando llegan estos anticuerpos ya es más fácil leer esas etiquetas” -comenta el científico- y, por lo tanto, van al grano y son mucho más contundentes. Se podría decir que cuando llegan los IgG significa que ha comenzado la fase de curación.

Anticuerpos IgA

Son los grandes desconocidos. De los que nadie hablaba. “Son los que menos actúan como etiqueta porque los soltamos fuera. Están en la saliva, en las secrecciones, el sudor, etc. Al estar fuera los perdemos muy rápido, pero lo que hacen es que, si está el virus, interfieren con él. Una primera barrera para evitar que entren”.

Covid-19

La infección con este coronavirus no necesariamente genera inmunidad de por vida, pero los anticuerpos sólo son parte de la historia, manifestó el doctor Buddy Creech, un especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad Vanderbilt.

El sistema inmunitario recuerda cómo hacer anticuerpos de ser necesario y otras partes de él también pueden lanzar un ataque.

Los anticuerpos son proteínas que los glóbulos blancos (linfocitos B) desarrollan para atrapar al virus y ayudar a eliminarlo. Los primeros son bastante rudimentarios, pero conforme sigue la infección, el sistema inmunológico se va entrenando para enfocar su ataque y desarrollar anticuerpos más precisos.

Los investigadores en sus investigaciones hallaron que los anticuerpos tenían una vida media de 73 días, que significa que la mitad de ellos desaparecería pasado ese tiempo. Coincide con un informe previo de China que también indica que los anticuerpos desaparecen rápidamente.

Los resultados “piden ser cautos en cuanto a ‘pasaportes de inmunidad’ basados en anticuerpos, inmunidad colectiva y quizás durabilidad de la vacuna”, escribieron los científicos de California.

Eso es cierto, indicó Creech, pero otras partes del sistema inmunitario también ayudan a brindar protección. Además de producir anticuerpos, los linfocitos B desarrollan memoria para saber cómo volverlo a hacerlos de ser necesario.

Otros glóbulos blancos, los linfocitos T, también serán mejores para atacar el virus la próxima vez que lo vean, dijo Creech, opinión coincidente con el catedrático Alberto Orfao.

Un nuevo estudio da el resultado de 3 meses de inmunidad

Los anticuerpos del coronavirus pueden durar al menos tres meses después de que una persona se infecte con el SARS-CoV-2.

Los investigadores del Instituto de Investigación Lunenfeld-Tanenbaum de Sinai Health y de la Facultad de Medicina Temerty de la Universidad de Toronto utilizaron muestras de saliva y de sangre de pacientes con Covid-19 para medir y comparar los niveles de anticuerpos durante más de tres meses tras la aparición de los primeros síntomas. Descubrieron que los anticuerpos de la clase IgG que se unen a la proteína del coronavirus son detectables durante al menos 115 días. El estudio es el primero en demostrar que estos anticuerpos también pueden ser detectados en la saliva.

Nuestro estudio muestra que los anticuerpos IgG contra la proteína punta del virus son relativamente duraderos tanto en la sangre como en la saliva. Además, los resultados sugieren que la saliva podría servir como alternativa para las pruebas de anticuerpos. Aunque la saliva no es tan sensible como el suero, es fácil de recolectar.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »