Lipoatrofia muscular suele darse en trabajos de oficina

La lipoatrofia es una disminución del tejido adiposo (grasa) situada bajo la piel, que se ha descrito en diferentes partes del cuerpo, aunque mayoritariamente afecta a los muslos y, en menor grado, al antebrazo. Es un trastorno que afecta más a las mujeres.

Visualmente, se trata de una depresión o un surco en la piel de forma semicircular que se presenta a una altura de unos 72 cm sobre el suelo, coincidiendo casi siempre con la altura de la mesa de trabajo. Habitualmente, estas lesiones se presentan sin otros síntomas acompañantes (a veces un poco de picor), y ni la piel ni el músculo están afectados.

Es reversible cuando finaliza la exposición a los factores de riesgo que la causan. Cuando tiene relación con el ámbito laboral, se considera un daño derivado del trabajo y, por tanto, un accidente de trabajo. Cuando hay más de un caso en el mismo centro de trabajo, se debe informar a la autoridad sanitaria.

¿Cuales son las causas?

Las causas son, hasta el momento, desconocidas y las hipótesis formuladas hasta ahora son:

  • Microtraumatismos: por presión reiterada de la zona afectada (muslo) sobre el borde de la mesa.
  • Campos electromagnéticos: las mesas absorben y acumulan los campos electromagnéticos generados por el cableado, los ordenadores y otros aparatos eléctricos, de manera que en el contacto del cuerpo humano (muslo) con el borde de las mesas se produce la descarga eléctrica.
  • Electricidad estática: las personas se cargan de electricidad estática por fricción (al caminar, al sentarse…), y al estar en contacto el cuerpo humano (muslo) con el borde de las mesas se produce la descarga electrostática.

Ninguna de estas hipótesis ha sido demostrada por estudios observacionales ni experimentales, no obstante hay una serie de factores de riesgo que son comunes a todos los casos aparecidos y que están relacionados con las hipótesis mencionadas:

  • Las instalaciones generales del edificio: sistema de ventilación/climatización, instalación eléctrica, tipo de suelo (moquetas, terrazos, suelo técnico, etc.).
  • El mobiliario: tipos de mesas (estructura metálica), sillas (con ruedas).
  • Los equipos de trabajo: ordenadores, impresoras, móviles, PDA, etc.

muslos presionados

Medidas Preventivas

Las medidas preventivas que se recomiendan son:

  • Disponer de mesas con bordes amplios y redondeados, de manera que la superficie de contacto sea mayor, es decir, evitando los bordes vivos y estrechos.
  • Revisar el diseño de los lugares de trabajo y la distribución de los equipos y las herramientas de trabajo para evitar movimientos que impliquen el contacto con el borde de la mesa, teniendo presente no tan solo las tareas habituales del lugar de trabajo, sino también las derivadas del mantenimiento y, sobre todo, la limpieza.
  • Informar a los trabajadores y las trabajadoras, y establecer procedimientos de trabajo para evitar que las diferentes partes del cuerpo de las personas puedan ejercer presión de una manera continuada sobre los bordes del mobiliario y, en especial, de la mesa de trabajo.
  • Garantizar unos valores de humedad relativa (HR) del aire del orden del 50% en aquellos casos en que existan posibilidades de generarse cargas electrostáticas. Utilizar humidificadores (si la humedad relativa del aire es superior al 50% se reducen significativamente las cargas electrostáticas).
  • Evitar la presencia en los lugares de trabajo de materiales que originen y acumulen electricidad estática (sillas metálicas o patas de las mesas metálicas). Los muebles y el material de oficina también deben estar elaborados con materiales antiestáticos (sillas, papeleras, escaleras de mano, carpetas, pomos de las puertas…).
  • Evitar la influencia de las instalaciones eléctricas sobre la estructura metálica de las mesas de trabajo, mejorando el aislamiento eléctrico del cableado respecto de la estructura metálica de la mesa y conectándola a la toma de tierra de protección del circuito eléctrico (no es recomendable el suelo técnico).
  • Instalar suelos conductores antiestáticos.
  • Colocar equipos de ionización del aire en los lugares de trabajo donde sea preciso.
  • La ropa de trabajo debe estar confeccionada con tejidos antiestáticos, al igual que el calzado (mejor con suela de cuero), evitando siempre los sintéticos como el nailon o la lycra, o naturales como lana o seda).

Con AOPFOG se puede evitar el ambiente seco que ocasionarían cargas electrostáticas dentro de espacios de interior, además de estar protegidos frente a patógenos en suspensión y superficies.

La electricidad estática –exceso de carga en un material aislante que se libera en contacto con un material conductor– provoca calambres, y puede originar explosiones e incendios.

La mayoría de las personas ha experimentado alguna vez una sensación desagradable al bajar de un coche y poner la mano en la puerta para cerrarla; se trata de un calambre, una pequeña descarga que se debe a la electricidad estática que ha acumulado el vehículo durante la marcha –mediante el roce del aire con la chapa– y que se libera a través del cuerpo humano –un excelente conductor de la electricidad, al contrario que las ruedas de caucho, que son aislantes– hacia el suelo.

La electricidad estática se genera a consecuencia de una acumulación o exceso de carga eléctrica (generalmente por fricción) en un material aislante, o en uno que pese a ser conductor de electricidad se encuentra aislado –como ocurre en el ejemplo del coche, cuyas ruedas impiden que pueda liberar la electricidad estática acumulada–, y en el que queda atrapada hasta que consigue liberarse a través de una vía conductora, provocando entonces la chispa o descarga.

Entre los materiales aislantes que tienen mayor capacidad para generar electricidad estática están el vidrio, el cabello de las personas, la lana, el aluminio, el nailon, el poliéster, el poliuretano, el teflón, el papel, o los acrílicos y, por supuesto, cualquier objeto que esté elaborado con estos materiales (moqueta, césped artificial, alfombras, tapicerías, muebles, bolígrafos, prendas de vestir, etcétera).

Riesgos de la electricidad estática para la salud

En nuestra vida cotidiana se producen numerosas situaciones en las que podemos observar los efectos de la electricidad estática, o recibir ligeras descargas por su causa. Por ejemplo, podemos ver cómo se encrespa el cabello cuando lo cepillamos, o sufrir un calambre al tocar a otra persona, o un objeto metálico, después de caminar sobre una moqueta o ponernos prendas de ropa confeccionadas con nailon, lana, poliéster…

En actividades laborales en las que se emplean sustancias con propiedades inflamables, la electricidad estática puede originar accidentes como explosiones o incendios.

Estas ligeras descargas son muy molestas, pero no peligrosas para la salud, salvo en determinadas circunstancias, como en el caso de las personas que llevan marcapasos. Sin embargo, en el entorno laboral, en actividades en las que se emplean sustancias que tienen propiedades inflamables o explosivas, la electricidad estática puede originar explosiones o incendios.

Otros accidentes de trabajo que se pueden producir a consecuencia de la electricidad estática están relacionados con los movimientos reflejos involuntarios que pueden hacer los trabajadores al recibir una descarga. Por ejemplo, el afectado podría caerse si se encuentra realizando un trabajo en altura, o soltar repentinamente una carga, o cometer un error mientras maneja maquinaria. Además, la electricidad estática hace que se acumulen partículas de polvo en superficies con carga estática, y de esta forma se ensucian productos ya terminados y se obstruyan filtros, tamices, tuberías, etcétera, lo que supone perjuicios económicos para las empresas.

electroestatica camion

Prevención y protección frente a la electricidad estática

Lo más eficaz es eliminar la posibilidad de que se genere electricidad estática pero, en caso de que esto sea imposible, es imprescindible disipar el exceso de carga antes que alcance un nivel peligroso que pueda producir una descarga violenta, que en presencia de sustancias inflamables podría dar lugar a una explosión.

Aplicar tratamientos antiestáticos a la superficie de las partes de los equipos de trabajo que están sometidas a fricción (cintas transportadoras, rodillos, filtros, poleas…).
Al repostar gasolina, apagar el motor y las luces del coche, y no utilizar el teléfono móvil.
Existen productos antiestáticos como aerosoles para eliminar la estática de la ropa, las pantallas de televisión y ordenadores (lo que evita que atraigan el polvo), fregasuelos, lociones, muñequeras metálicas conductivas, y otros artículos de uso personal, que puedes utilizar en casa o en el trabajo.
Todos los dispositivos eléctricos que estén en contacto con el pavimento deben estar conectados a una toma de tierra.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »