La desinfección con ozono

La desinfección con ozono es un sistema eficaz, sostenible y económico. La actual epidemia y las venideras por diferentes causas nos van obligando a extremar las medidas de higiene y limpieza en los centros sociosanitarios.

En la búsqueda de soluciones eficaces de desinfección frente al coronavirus SARS-CoV-2 el ozono ha cobrado un especial protagonismo.

Desinfección con Ozono

En qué consiste la desinfección por ozono

El ozono (O3) es una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno. Es un gas que se encuentra de forma natural en capas altas de la atmósfera y se caracteriza por tener un gran poder oxidante. Este poder oxidante convierte al ozono en una solución de alta eficacia y seguridad para desinfectar, tal y como se ha utilizado durante décadas en hospitales y en la industria alimentaria.

La desinfección con ozono elimina patógenos mediante la oxidación de la cobertura de virus, bacterias y hongos y un amplio espectro de microorganismos, que quedan desactivados.

Una vez que esto ha ocurrido, el ozono se descompone de la misma manera que ocurre en la atmósfera de forma natural y vuelve a ser oxígeno, por lo que no deja ningún tipo de residuo químico. Esta característica unida a que su producción es in situ, hace que sea la opción más sostenible medioambientalmente.

En este proceso de desinfección, cabe destacar además que el ozono actúa como un potente desodorizante eliminando el origen de los olores desagradables.

La desinfección con ozono es un sistema eficaz, seguro, sostenible y económico para eliminar virus, bacterias y hongos.

Principales ventajas frente a otros sistemas de desinfección

El ozono es uno de los oxidantes más potentes de la naturaleza. Con respecto a otros desinfectantes cabe destacar su gran alcance, ya que al ser un gas, logra llegar a todos los rincones, algo que no ocurre por ejemplo, con la lejía. Además, la desinfección con ozono no daña los materiales que se tratan, por las bajas concentraciones de O3 y los bajos tiempos de exposición que son requeridos. Tampoco deja residuos químicos tras su uso y es una opción más sostenible. Cabe destacar también su eficacia como desodorizante, elimina olores indeseados de cocinas, lavabos, sudores…

El ozono, tal y como se utiliza para la desinfección, no es una sustancia química peligrosa. Se utiliza en bajas concentraciones, durante bajos tiempos de exposición y en ausencia de personas cuando se trata de una desinfección en profundidad. Además, es un gas que se descompone rápidamente y vuelve a formar moléculas de oxígeno.

Así pues, el uso del ozono como desinfectante no entraña ningún riesgo para las personas, ya que su aplicación siempre se produce en ambientes controlados, con equipos especialmente diseñados para ello y/o por profesionales debidamente formados.

Como ocurre con cualquier biocida (lejía, alcohol o cloro) han de seguirse sus recomendaciones de uso.

La desinfección con ozono en un entorno con personas

El ozono lleva décadas siendo utilizado en centros sanitarios para la correcta desinfección de recintos y utensilios. De esta manera, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce al ozono como “el desinfectante más eficiente contra todo tipo de microorganismos” en su estudio. https://www.who.int/water_sanitation_health/dwq/S04.pdf

Como los tratamientos con ozono pueden llevarse a cabo con distintos niveles de concentración de O3, en los centros de personas mayores es muy útil para desinfectar en profundidad los espacios comunes (comedores, salones de ocio) cuando no hay personas, ya que elimina microorganismos de las superficies, llegando a todos los rincones (donde es difícil con un paño y lejía), al mismo tiempo que desinfecta el aire.

Además de esto, con la emisión de ozono a bajas concentraciones, se puede tratar el aire en presencia de personas, reduciendo los patógenos del ambiente y a lo que se suma el poder desodorizante del ozono, de gran utilidad en centros donde conviven grupos de personas, ya que persigue que el aire esté más limpio y evita la propagación de olores indeseados.

Tiempo que se debe realizar para la desinfección

La frecuencia de desinfección dependerá de los siguientes factores:

  • El número de personas que convivan o compartan el espacio, ya que las personas somos vectores de transmisión de patógenos.
  • La ventilación que exista en el espacio a desinfectar.
  • El grado de desinfección necesarios, según se trate de personas de mayor o menor vulnerabilidad en caso de contagios.

 

Teniendo en cuenta estos factores, se puede elegir desinfectar en profundidad los espacios vacíos (eliminando el 99% de microorganismos) o tratar el aire con emisiones de ozono a baja concentración, en presencia de personas, que reducen en torno a un 80% los microorganismos del ambiente.

En este sentido, la aplicación de ozono en concentraciones bajas, por debajo de 0,05 ppm, es aconsejable de manera continuada: permite reducir la carga microbiológica en el ambiente y eliminar olores. Esta aplicación debe combinarse con una correcta ventilación y una filtración adecuada de partículas, que aseguren que la calidad del aire interior es óptima.

Por otro lado, sabiendo que las personas somos transportadores y transmisores de patógenos, es recomendable realizar también desinfecciones de choque -con concentraciones más altas- de manera periódica. Estas desinfecciones deben realizarse en ausencia de personas para asegurar la máxima seguridad y eficacia, elimina el 99% de microorganismos.

En cualquier caso, la periodicidad dependerá de las circunstancias particulares de cada ambiente a tratar.

Es un sistema de desinfección económico

Además de un sistema de desinfección eficaz, seguro y sostenible, la desinfección con ozono es un sistema económico. Tanto en aire como en agua, los generadores de ozono tienen un bajo consumo eléctrico. En el caso de la ozonización en agua, ésta permite además un ahorro económico en detergentes y reduce la necesidad de utilizar agua caliente.

Diversos expertos señalan que la administración sanitaria no ha proporcionado aún ningún informe de evaluación concluyente que garantice la eficacia del ozono para la eliminación del coronavirus ¿realmente elimina este virus del aire y las superficies? ¿Cuál es su índice de eficacia?

Como con cualquier otro biocida, todavía existen pocos estudios al respecto, por ser un virus hasta ahora no estudiado y que exige laboratorios de alta seguridad y elevado presupuesto para su investigación. No obstante, ya existen estudios referidos a la eficacia del ozono frente al virus de la Covid-19, que aún están en versión preprint, es decir, deben ser revisados por otros investigadores, pero esto es porque son muy recientes y aún no ha dado tiempo. No obstante, los resultados que arrojan avalan la eficacia en la desinfección del SARS-CoV-2.

Los científicos preveen una alta eficacia del ozono, ya que está probado su uso como potente bactericida, siendo los virus microorganismos simples y fáciles de eliminar que las bacterias. En la concentración para desinfección elimina el 99% de virus, bacterias y hongos.

Durante los últimos meses han surgido infinidad de empresas que ofrecen servicios y dispositivos generadores de ozono, muchos de los cuales no cumplen con la normativa que les es aplicable… ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar estos servicios o productos a una empresa? ¿Hay mucho “intrusismo” en el sector?

La situación de crisis sanitaria ha provocado la aparición de empresas que se ocupan de la seguridad sanitaria. Cuando surge la necesidad, es común que surja también el oportunismo, el intrusismo. En el caso de las soluciones con ozono, al tratarse de un desinfectante de alta eficacia, desde Eozono consideramos que ha de ser aplicado con profesionalidad, seguridad y desde la ciencia.

A la hora de contratar servicios o productos de desinfección de ozono, debe tenerse en cuenta la formación y experiencia previa de las personas que vayan a proceder a la desinfección y a la venta de los productos. Es decir, estas tareas deben llevarlas a cabo profesionales en desinfección con ozono con experiencia en materia de desinfección y calidad del aire. En la misma línea, han de seguir normas y procedimientos que sean claros, seguros y basados en los conocimientos técnicos y científicos.

Leer superoxidanteseguir con agua ozonizada 

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »