En pocos años estaremos muriendo por infecciones de bacterias resistentes

Las infecciones bacterianas multirresistentes se relacionan con 4.000 muertes al año en España. En 10 o 20 años estaremos muriendo por infecciones de bacterias resistentes a los antibióticos.

La científica Edith Heard dirige desde 2019 el Laboratorio Europeo de Biología Molecular (EMBL), es la institución europea dedicada a revelar los secretos de la vida. El organismo, con 1.800 trabajadores y sedes en Alemania, Francia, Italia y Reino Unido, abrió en 2017 una nueva instalación en Barcelona, enfocada a estudiar el desarrollo y el funcionamiento de los órganos de los seres vivos.

La especialidad de Heard es la epigenética. Si el ADN se imagina como una secuencia de letras con las instrucciones para el funcionamiento de un ser vivo, los cambios epigenéticos serían como tildes, con capacidad para modificar el mensaje y provocar trastornos, como el cáncer. El gran objetivo, dice Heard, es aprender a manejar estas tildes con fármacos, para revertir las enfermedades.

El EMBL participó en el proyecto Tara Oceans, una expedición para descubrir la biodiversidad en el océano. Hace dos años publicaron el descubrimiento de 200.000 nuevos virus en el océano, en el Polo Norte.

Antes de la pandemia de la covid-19 se anunció que: «a menudo ocurren en áreas en las que la acción humana destruye los ecosistemas».

Ya sabíamos que había riesgo, porque conocíamos otros virus como el del SARS. Necesitamos herramientas moleculares para entender qué está pasando. Sabíamos que estos asuntos eran muy urgentes. Ese es el tipo de grandes cuestiones que queremos entender: cómo emergen las pandemias. Otra pregunta, por ejemplo, es por qué la resistencia a los antibióticos está creciendo tan rápido. No es solo en los hospitales, puedes ver resistencias a los antibióticos en las bacterias del océano. Queremos entender por qué ocurre.

La directora de la Agencia Española de Medicamentos y Productos sanitarios, Maria Jesús Lamas, en el Plan Nacional Frente a la Resistencia de los Antimicrobianos, coordinado por la propia AEMPS recuerda: «El informe de carga de enfermedad asociada a infecciones multiresistentes que se publicó en 2018, estima 33.000 muertes al año en la UE por infecciones bacterianas multirresistentes. Esto supone un coste directo de salud de 1.100 millones de euros al año, solo en salud humana», argumenta. Es, por tanto, «una amenaza directa para nuestras vidas, creciente además».

Lo que ocurre en salud humana y en salud animal interacciona directamente, mientras que el medioambiente juega un papel importante en estas interacciones de las cuales faltan datos que ayuden a entender.

Si pudiéramos entender qué ocurre, podríamos prevenirlo. Muchas empresas pararon de desarrollar antibióticos, así que ahora hay pocos fármacos. En 10 o 20 años estaremos muriendo por infecciones de bacterias resistentes a los antibióticos, que ya no podremos tratar. En los últimos 100 años hemos duplicado nuestra esperanza de vida, gracias a elementos como los antibióticos y las vacunas. Si no hacemos algo, dentro de 20 años los antibióticos que hoy existen no serán capaces de tratar las infecciones que tendremos. Va a ser la siguiente pandemia. El nuevo programa del EMBL cubre estos asuntos.

Resistencia bacteriana

¿Qué es un fármaco epigenético y cuándo estarán disponibles?

El genoma está hecho de ADN. En un cáncer, si tienes una mutación que afecta al ADN ya está, no puedes deshacerla. Pero ahora sabemos que algunos cambios no están en el nivel del ADN, sino en un nivel epigenético: modificaciones químicas del ADN [las tildes sobre las letras]. Ahora sabemos que en el cáncer hay grandes cambios epigenéticos, no solo genéticos. Y estos cambios epigenéticos son muy interesantes, porque sí puedes deshacerlos. Un fármaco epigenético es un medicamento que cambia estas modificaciones epigenéticas. Ya existen algunos, como la decitabina, que se utiliza para la leucemia mieloide aguda y el síndrome mielodisplásico. Un gen puede causar un cáncer al silenciarse o al hiperactivarse. A veces está encendido cuando debería estar apagado, o viceversa. Este interruptor puede ser epigenético y puedes intentar pulsarlo con un fármaco epigenético. El problema es que para estas formas de leucemia sí hay algunos fármacos, pero en el campo de los tumores sólidos, como el cáncer de pulmón, se ha avanzado menos. Los fármacos epigenéticos ya se están utilizando, pero hace unos años que desarrollan cada vez menos.

Las infecciones de las vías respiratorias inferiores siguen siendo la enfermedad transmisible más mortal del mundo, situándose como la cuarta causa de defunción. El número de defunciones en 2019 se cobraron 2,6 millones de vidas. En cambio, con la pandemia de la covid-19 en el 2020 se disparó a los siguientes datos:

Las muertes globales en 2020 por COVID-19 triplican las registradas oficialmente, según la OMS. Esto situaría el número de fallecidos entre 6 y 8 millones, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El número de muertos está cifrado en oficialmente 3 millones durante el pasado año.

En Europa los decesos se habrían situado entre 1,1 y 1,2 millones, es decir, el doble de las 600.000 muertes reportadas.

En la región de América, el número real de muertes relacionadas con la enfermedad se habría situado en 2020 entre 1,2 y 1,5 millones, en lugar de las 900.000 reportadas, según las estimaciones realizadas por la OMS en el marco de la preparación de sus Estadísticas Sanitarias Mundiales y que se basan en gran medida en modalizaciones matemáticas.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »