El gas con efecto invernadero más potente que el dióxido de carbono

El gas con efecto invernadero 23.500 veces más potente que el dióxido de carbono y del que poco se oye hablar.  Es un gas sintético se denomina hexafluoruro de azure o SF6 y sus emisiones han aumentado peligrosamente en los últimos años.

El aumento en las conexiones a la red eléctrica llevó a un incremento en el uso de SF6. Es usado ampliamente en la industria eléctrica para prevenir cortocircuitos y accidentes.

Pero, solo en 2017 en los países de la Unión Europea, las fugas de este gas poco conocido tuvieron el mismo impacto que colocar 1,3 millones de autos extra en las carreteras. El aumento en el uso del gas es consecuencia del boom en energías renovables.

El SF6 es un gas sintético barato, no inflamable, incoloro y sin olor. La sustancia es utilizada como material aislante de alta eficiencia en instalaciones eléctricas de voltaje mediano y alto.

Es usada, por ejemplo, en centrales eléctricas y turbinas eólicas para prevenir incendios.

El gran problema de este gas es que tiene un potencial de calentamiento global mayor que ninguna otra sustancia conocida. El SF6 produce un efecto de invernadero 23.500 veces mayor que el dióxido de carbono o CO2. Y el gas persiste en la atmósfera durante al menos 1.000 años.

¿Por qué se sigue usando entonces este potente gas?

La forma en que se genera electricidad está cambiando rápidamente. Los dispositivos en instalaciones de alto voltaje casi siempre usan SF6 como un gas aislante. Los nuevos sistemas requieren muchas más conexiones a la red eléctrica, con el consiguiente uso de interruptores y otros mecanismos para prevenir accidentes.

La gran mayoría de esos dispositivos de seguridad utiliza SF6 para evitar cortocircuitos.

Cada vez se están instalando más y más turbinas eólicas que requieren más dispositivos de seguridad con SF6, por ejemplo, en los parques eólicos offshore. Las empresas saben como funciona este gas, es una opción confiable y además requiere poco mantenimiento.

¿Por qué debe preocuparnos el SF6?

Porque 1kg de SF6 equivale a 23.500 Kg de CO2. En toda la red eléctrica de centrales y subestaciones en Reino Unido se han instalado cerca de un millón de kilos de SF6.

Y esa cantidad está aumentando entre 30 y 40 toneladas por año, según un estudio de la Universidad de Cardiff. Este aumento también se registró en otros países de la Unión Europea.

Las emisiones totales por el uso de SF6 en los 28 países del bloque fueron iguales a 6,73 millones de toneladas de CO2, una cantidad equivalente a la que emitirían anualmente 1,3 millones de autos.

Investigadores de la Universidad de Bristol que monitorean las concentraciones de gases de invernadero aseguran que hubo un aumento significativo en emisiones de SF6 en los últimos 20 años.

«Hacemos mediciones de SF6 en la atmósfera, y registramos una duplicación en las concentraciones atmosféricas de SF6 en las últimas dos décadas», afirmó Matt Rigby, profesor de química atmosférica de la Universidad de Bristol. 

gas SF6

¿Cómo entra el SF6 a la atmósfera?

Las principales emisiones del gas se producen por fugas en la industria eléctrica. El SF6 es utilizado en instalaciones eléctricas para prevenir cortocircuitos y accidentes. La compañía eléctrica Eaton, que fabrica dispositivos de seguridad sin SF6, asegura que según sus investigaciones las fugas durante todo el ciclo de uso del gas pueden llegar a 15%. Hay nuevos dispositivos que tienen un bajo índice de fugas, pero la gran pregunta es cuántas empresas están utilizándolos..

¿Cómo de dañino es el SF6 para el clima?

Las concentraciones de SF6 en la atmósfera son aún muy pequeñas, apenas una fracción de las de CO2. Sin embargo, se espera que las instalaciones con SF6 aumenten un 75% para 2030. Otro problema es que SF6 es un gas sintético, que no es absorbido naturalmente.

Debe ser reemplazado y destruido deliberadamente para minimizar su impacto en el clima. Los países desarrollados deben informar cada año a Naciones Unidas sobre cuánto SF6 están utilizando. Pero no existen restricciones para el uso del gas en los países en desarrollo.

Los científicos están detectando en la atmósfera concentraciones de SF6 que son 10 veces mayores que las declaradas oficialmente por los países.

¿Por qué no se ha prohibido este gas?

El SF6 forma parte de un grupo de sustancias sintéticas conocidas como gases F.

La Comisión Europea intentó en 2014 prohibir algunas de estas sustancias dañinas para el medio ambiente, como las utilizadas en equipos de refrigeración y aire acondicionado. Pero la acción se enfrentó a una fuerte oposición de la industria.

El gas SF6 es usado ampliamente en los parques eólicos offshore.

El sector eléctrico argumentó que si se quiere una transición hacia energías renovables y una mayor producción de electricidad, entonces se requerirán más dispositivos y más SF6. Todos reconocen que el SF6 es dañino para el clima y están intentando reducir su dependencia del gas.

Las alternativas al SF6 ha venido causando controversia. Cuando se trata de instalaciones de alto voltaje, algunos expertos señalan que hay muy pocas soluciones nuevas que hayan superado todos los tests de eficiencia y seguridad.

Algunos observadores señalan que la resistencia al cambio en la industria eléctrica es uno de los mayores obstáculos para abandonar el uso de SF6.

Hay nuevas sustancias que se han propuesto, pero las empresas no quieren arriesgarse a probarlas en sus operaciones. Sin embargo, en el caso de instalaciones de voltaje mediano existen alternativas seguras.

Alternativas en el mercado

Scottish Power Renewables instaló en el Mar del Norte, a 43 km de la costa del condado inglés de Suffolk, uno de los mayores parques eólicos del mundo. Las turbinas instaladas no tienen SF6. Empresas como Scottish Power Renewables ya no usan SF6 en sus turbinas eólicas.

Cada turbina hubiera contenido cerca de 5kg de SF6, que si se fugaran a la atmósfera emitirían el equivalente a 117 toneladas de CO2, las emisiones anuales aproximadas de 25 autos.

«Utilizamos una combinación de aire limpio y tecnología de vacío dentro de la turbina, lo que nos permite tener una red de alto voltaje muy eficiente y al mismo tiempo amigable con el medio ambiente», , afirmó Costa Pirgousis de Scottish Power Renewables.

Está previsto que el año próximo la Unión Europea revise el uso de SF6 y examine las alternativas viables. Pero aún los expertos más optimistas del sector descartan que pueda introducirse una prohibición del uso del gas antes de 2025.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »