El enjuague bucal es eficaz contra el coronavirus

Una investigación muestra como algunos colutorios tiene la capacidad de interrumpir la actividad viral del Covid-19.

El SARS-CoV-2 es detectable en la saliva de personas asintomáticas y la comunidad científica ha verificado la capacidad antiséptica y antiviral de los enjuagues bucales estos tienen potencial para suprimir la carga viral y reducir la propagación del virus. Una hipótesis respaldada por varios estudios que apuntaban esta posibilidad y que los resultados de un estudio reciente han confirmado.

Según uno de los primeros estudios publicados en la revista Pathogens, los investigadores daban a conocer que Listerine y el enjuague bucal con receta Clorhexidina interrumpieron la actividad viral del Covid-19 segundos después de haber sido diluido en concentraciones que imitarían el uso real. Unos resultados prometedores.

Uno de los primeros estudios se realizó en un laboratorio usando concentraciones de enjuague bucal y tomando el tiempo que llevaría contactar con los tejidos para replicar las condiciones de la boca, explica en un comunicado Daniel H. Fine, autor principal del artículo y director del Departamento de Biología Oral de la escuela.

Listerine y Chlorhexidine

El estudio encontró que otros dos enjuagues bucales parecían prometedores en cuanto a brindar alguna protección en la prevención de la transmisión viral: Betadine, que contiene povidona yodada, y Peroxal, que contiene peróxido de hidrógeno. Sin embargo, solo Listerine y Chlorhexidine interrumpieron el virus con poco impacto en las células de la piel dentro de la boca que proporcionan una barrera protectora contra el virus.

«Tanto la povidona yodada como el Peroxal causaron una muerte significativa de las células de la piel en nuestros estudios, mientras que tanto Listerine como la clorhexidina tuvieron una muerte mínima de las células de la piel en concentraciones que simulaban lo que se encontraría en el uso diario», detalla Fine.

Queríamos saber si hay algo que pudiera reducir la carga viral», dijo la coautora Eileen Hoskin, profesora asistente de la Facultad de Medicina Dental de Rutgers.

Algunos colutorios son más efectivos frente al SARS-CoV-2

Según los últimos estudios del grupo PISTA de IrsiCaixa, el Cloruro de Cetilpiridinio (CPC), componente presente en algunos colutorios, reduce más de mil veces la capacidad de infección del SARS-CoV-2.

Investigadores de IrsiCaixa en colaboración con DENTAID Research Center han confirmado en un estudio llevado a cabo en células en el laboratorio que el Cloruro de Cetilpiridinio (CPC) –un componente químico presente en algunos enjuagues bucales– reduce «más de 1.000 veces» la capacidad de infección de la variante Alfa del coronavirus o británica.

La revista Journal of Dental Research ha publicado los resultados del estudio que indica que el CPC «sería efectivo ante cualquier variante» del SARS-CoV-2, ha informado en un comunicado el centro impulsado conjuntamente por la Fundación la Caixa y la Conselleria de Salud de la Generalitat.

La investigación ha demostrado, que la acción antiviral del CPC se produce gracias a su capacidad para romper la membrana del virus y, por tanto, evita que este entre en las células.

La coordinadora del estudio e investigadora principal del grupo PISTA en IrsiCaixa, Nuria Izquierdo-Useros, ha reivindicado que demostrar la eficacia del CPC frente las diferentes variantes del SARS-CoV-2 es «crucial».

Actualmente, variantes como la Delta preocupan debido a su elevada transmisibilidad y, por lo tanto, capacidad de originar nuevas olas y colapsar el sistema sanitario más rápidamente que la variante del virus original.

Para poder demostrar que estos resultados conseguidos en el laboratorio son extrapolables a personas con Covid-19, se ha llevado a cabo un ensayo de eficacia CPC-COVID, que podría demostrar que el uso del colutorio y los gargarismos de uno a dos minutos son suficientes para disminuir de manera eficaz la infectividad del SARSCoV-2 en saliva.

“Poder demostrar que la eficacia del CPC se mantiene frente las diferentes variantes del SARS-CoV-2 es crucial. Actualmente, variantes como la Delta preocupan debido a su elevada transmisibilidad”, comenta la coordinadora del estudio e investigadora principal del grupo PISTA en IrsiCaixa, Nuria Izquierdo-Useros.

“Es por ello que encontrar una herramienta como los colutorios que pueda distribuirse fácilmente a todos los países sería muy útil para reducir la velocidad de transmisión de las variantes”, añade Jordana Muñoz-Basagoiti, primera autora del trabajo junto con Daniel Perez-Zsolt.

Una infectividad más de 1.000 veces menor en células en el laboratorio

Después de demostrar que el CPC de los colutorios es el responsable de reducir la capacidad infecciosa del SARS-CoV-2 IrsiCaixa, junto a DENTAID Research Center, confirma en un nuevo estudio llevado a cabo en el laboratorio que la actividad antiviral del CPC le permite reducir más de mil veces la infectividad no solo de la variante del SARS-CoV-2 descrita en marzo de 2020, sino también de la variante Alfa.

Estos resultados dan un paso más allá respecto al estudio anterior ya que, durante el experimento, se ha incluido saliva humana esterilizada, y esto permite confirmar que el colutorio con CPC no pierde eficacia en un ambiente similar al de la cavidad bucal.

Efectividad del CPC de los colutorios ante todas las variantes

Normalmente, las vacunas dirigen su acción contra la proteína de la espícula del virus, una proteína necesaria para que el SARS-CoV-2 entre en las células humanas. Es precisamente en esta proteína donde las nuevas variantes del virus presentan modificaciones y, por tanto, podrían hacer que la inmunidad de las vacunas diseñadas en marzo de 2020 se vea comprometida.

El personal investigador de IrsiCaixa ha podido confirmar que la actividad antiviral del CPC no va dirigida a la proteína de la espícula, sino que se centra en desestabilizar la membrana del virus, favoreciendo su ruptura.

“Que el CPC no vaya dirigido a proteínas específicas de la membrana del SARS-CoV-2 es positivo ya que así conseguimos que sea efectivo frente a cualquier variante del virus”, añade el director de IrsiCaixa, Bonaventura Clotet

El cuidado de la higienización bucal

“Estos nuevos datos confirman, una vez más, el importante papel que juega el cuidado de la cavidad bucal en una buena salud general. Del mismo modo que se ha determinado una estrecha relación de la boca con las enfermedades cardiovasculares y la diabetes, podemos confirmar que existe una clara relación entre la cavidad bucal y la COVID-19”, concluye Joan Gispert, director de I+D+i de DENTAID. Dos o tres veces a la semana sería suficiente. Los enjuagues bucales no discriminan a la hora de eliminar bacterias y también destruyen aquellas que estimulaban la producción de óxido nítrico, un compuesto químico que ayuda a mantener los niveles de glucosa del organismo estables.

Para poder demostrar que estos resultados conseguidos en el laboratorio son extrapolables a personas con COVID-19, se ha llevado a cabo un ensayo de eficacia CPC-COVID, coordinado por FLS (Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas).

Actualmente se están analizando los resultados del ensayo, que podrían demostrar que el uso del colutorio y los gargarismos de 1 a 2 minutos son suficientes para disminuir de manera eficaz la infectividad del SARS-CoV-2 en saliva.

Esta herramienta podría ser útil para frenar la cadena de transmisión y contagios, y prevenir futuras olas.

Dado que el virus del SARS CoV-2 responsable de Covid-19 ingresa principalmente a través de la cavidad oral y nasal, los biólogos orales deben incluirse en estos estudios porque tienen un conocimiento profundo de las enfermedades infecciosas orales.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »