Covid-19 síntomas más comunes

Con la Covid-19 encontramos los siguientes síntomas más comunes suelen ser: dolor muscular, tos, dolor torácico, alteración del olfato, fatiga, dificultad respiratoria, alteración del gusto, diarrea, cefalea y dolor articular.

¿Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de contraer una enfermedad?

Los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas subyacentes tienen más probabilidades que las personas más jóvenes y saludables de experimentar complicaciones graves a causa de la COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus. El riesgo aumenta para las personas de 50 años o más y continúa aumentando con la edad, informan los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), y las personas de 85 años o más corren el mayor riesgo de enfermar gravemente. El 95% de las muertes a causa de la COVID-19 en EE.UU. han sido de personas de 50 años o más.

Parte de la razón por la que el riesgo aumenta con la edad es que las personas son más propensas a tener otros problemas de salud con el paso de los años, y las enfermedades subyacentes son un impulsor importante de complicaciones a causa de la COVID-19. Un informe de los CDC publicado en junio halló que las hospitalizaciones de personas con COVID-19 fueron seis veces más numerosas entre pacientes con problemas de salud crónicos en comparación con personas sanas, y las muertes entre el primer grupo fueron doce veces más elevadas.

Según los CDC, las personas con los siguientes trastornos tienen un mayor riesgo de enfermar gravemente a causa de la COVID-19:

Cáncer
Enfermedad renal crónica
Enfermedades pulmonares crónicas, incluidos la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma (moderada a grave), enfermedad pulmonar intersticial, fibrosis quística e hipertensión pulmonar
Demencia u otros trastornos neurológicos
Diabetes (tipo 1 o tipo 2)
Síndrome de Down
Trastornos cardíacos (como insuficiencia cardíaca, enfermedad arterial coronaria, cardiomiopatías o hipertensión)
Infección del VIH
Un estado inmunodeprimido (sistema inmunitario debilitado)
Enfermedad hepática
Sobrepeso y obesidad (definido como un índice de masa corporal de 25 o más)
Embarazo
Enfermedad de células falciformes o talasemia
Fumar, en el pasado o en la actualidad
Trasplante de un órgano sólido o de células madre sanguíneas (incluidos los trasplantes de médula ósea)
Derrame cerebral o enfermedad cerebrovascular, que afecta el flujo sanguíneo al cerebro
Trastorno por consumo de sustancias (como alcohol, opioides o cocaína)

Mantén los esfuerzos de mitigación

Si no has recibido la vacuna, la mejor manera de no contraer una infección de coronavirus es evitar la exposición al virus. Limita lo más posible las interacciones con personas que no viven en tu hogar, mantén una distancia de al menos 6 pies de otras personas y lávate las manos con agua y jabón frecuentemente (o usa un desinfectante de manos a base de alcohol si no hay agua y jabón disponible). Además, evita las multitudes y los espacios mal ventilados.

Se recomienda que las personas no vacunadas usen mascarillas en lugares públicos. Las mascarillas ayudan a proteger a los usuarios contra infecciones de coronavirus, además de ayudar a proteger a los demás de ser infectados por quienes llevan una puesta.

Usar una mascarilla quirúrgica por debajo de una mascarilla de tela mejora en forma significativa la protección contra el coronavirus al crear un calce más ajustado sobre el rostro. Cuando se usa una mascarilla de tela sobre una mascarilla quirúrgica, se bloquean el 92.5% de las partículas generadas al toser, en comparación con solo aproximadamente el 42% cuando se usa una sola mascarilla (ya sea quirúrgica o de tela).

¿Cómo se está propagando el coronavirus?

Hemos aprendido mucho sobre cómo se propaga el coronavirus desde el comienzo de la pandemia. Los expertos en salud ahora se centran menos en la transmisión por contacto: “La evidencia actual sugiere firmemente que la transmisión por superficies contaminadas no contribuye considerablemente a las nuevas infecciones”, dicen los CDC. Limpiar las superficies con jabón o detergente es suficiente para prevenir la propagación del coronavirus en la mayoría de las situaciones.

En cambio, las pautas actualizadas de los CDC dicen que la COVID-19 se propaga “cuando una persona infectada exhala gotitas y partículas muy pequeñas que contienen el virus” y otra persona las inhala, razón por la cual los expertos advierten contra la congregación de personas en espacios mal ventilados. Estas gotitas y partículas también pueden aterrizar en los ojos, la nariz o la boca de una persona y “en ciertas circunstancias, pueden contaminar las superficies que tocan”.

Es importante mencionar que las personas propagan la COVID-19 antes de presentar síntomas o incluso si nunca presentan síntomas (personas asintomáticas). Un estudio publicado el 7 de enero en JAMA Network Open halló que las personas asintomáticas representan alrededor del 59% de toda la transmisión de COVID-19. El estudio subraya por qué es importante que las personas no vacunadas usen mascarilla, practiquen el distanciamiento social, eviten las multitudes y tomen otras precauciones, ya sea que tengan síntomas o no.

¿Cuáles son los síntomas?

Las personas con COVID-19 han reportado una amplia variedad de síntomas que típicamente aparecen de dos a 14 días luego de la exposición al virus. Esta es la lista más reciente de los síntomas, según los CDC.

Fiebre o escalofríos
Tos
Falta de aire o dificultad para respirar
Fatiga
Dolor corporal o muscular
Dolor de cabeza
Nueva pérdida del sentido del gusto o del olfato
Dolor de garganta
Congestión o secreción nasal
Náuseas o vómitos
Diarrea

Los CDC reconocen que esta lista no es exhaustiva; las erupciones o lesiones en la piel también pueden ser una señal del virus.

Cualquier persona que tenga síntomas debe llamar a su proveedor de atención médica y hacerse la prueba. Quienes se sienten enfermos y no están seguros de sus síntomas pueden también verificar la guía interactiva de los CDC, que ofrece consejos sobre la atención médica adecuada.

Sin embargo, si presentas síntomas alarmantes —dolor o presión en el pecho; desorientación o confusión; piel, labios o lechos ungueales pálidos, grisáceos o azulados; dificultad para respirar; o incapacidad para despertarte o permanecer despierto— debes buscar atención médica de inmediato.

¿Cuál es el tratamiento para la COVID-19?

Los investigadores continúan estudiando posibles tratamientos eficaces para la COVID-19 y ha habido varios avances prometedores. Estas son algunas opciones de tratamiento:

Remdesivir: Este fármaco es el primer tratamiento contra la COVID-19 —y hasta ahora, el único— autorizado por la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA). Las investigaciones muestran que puede ayudar a los pacientes hospitalizados con COVID-19 a recuperarse más rápidamente de la enfermedad.

Dexametasona y otros corticosteroides: El 2 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó nuevas pautas que recomiendan enfáticamente el uso de la dexametasona (junto con otros corticosteroides comunes asequibles, como la hidrocortisona) para el tratamiento de pacientes «con casos graves y críticos de COVID-19». En los ensayos clínicos se encontró que los corticosteroides reducen el riesgo de muerte en los pacientes hospitalizados a raíz de la enfermedad.

Bamlanivimab y etesevimab: Este tratamiento, de la empresa farmacéutica Eli Lilly, combina dos fármacos de anticuerpos monoclonales. La combinación recibió la autorización de uso de emergencia de la FDA el 9 de febrero para el tratamiento de casos leves a moderados de COVID-19 en pacientes que presentan un alto riesgo de enfermar gravemente, incluidas las personas de 65 años o más y las que tienen enfermedades crónicas. El medicamento bamlanivimab, usado por sí solo, ya no está autorizado como tratamiento. Los medicamentos no están aprobados para el tratamiento de pacientes hospitalizados o que necesitan oxígeno.

Casirivimab e imdevimab: El cóctel de anticuerpos monoclonales de Regeneron es otro tratamiento con anticuerpos que recibió la autorización para uso de emergencia el 21 de noviembre para el tratamiento de COVID-19 leve a moderada en pacientes no hospitalizados que tienen un alto riesgo de enfermar de gravedad, incluidas las personas de 65 años o más y las que padecen enfermedades crónicas.

Plasma de convaleciente: El plasma sanguíneo de los pacientes que se han recuperado de una infección por coronavirus contiene anticuerpos que pueden acelerar la recuperación cuando se administra a pacientes hospitalizados con COVID-19. La FDA emitió una autorización para el uso de emergencia del plasma de convaleciente el 23 de agosto del 2020. Un estudio publicado el 6 de enero en la revista New England Journal of Medicine reveló que las infusiones de plasma en pacientes de 65 años o más con síntomas leves de COVID-19 en un lapso de pocos días a partir de la aparición de los síntomas redujo en forma significativa la necesidad de utilizar oxígeno. Sin embargo, un estudio financiado por el Gobierno federal concluyó que el tratamiento no evitó la progresión de la enfermedad cuando se administró a un grupo de pacientes ambulatorios de alto riesgo en la primera semana de sus síntomas.

¿Qué debo saber sobre las variantes del coronavirus?

Los funcionarios de salud pública han identificado varias nuevas cepas del coronavirus; algunas son más contagiosas y podrían ser más letales. Otra preocupación que tienen los expertos es que si surge una nueva variante, las vacunas no ofrezcan protección.

La variante más común, conocida como B.1.617.2 (o delta), se descubrió por primera vez en la India, pero ahora circula en varios países, entre ellos Estados Unidos, donde es la variante dominante. Es una variante sumamente contagiosa, pero los expertos dicen que las vacunas autorizadas por el Gobierno federal hasta ahora parecen proporcionar un alto nivel de protección contra enfermedades graves que puedan causar.

Otras variantes preocupantes incluyen una descubierta por primera vez en el Reino Unido (B.1.1.7., o alfa), otra identificada por primera vez en Sudáfrica (B.1.351, o beta) y una tercera hallada por primera vez en Brasil (P.1, o gamma). Las vacunas también han demostrado ser eficaces contra estas variantes.

Deja un comentario

*

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Translate »